viernes, 20 de julio de 2018

USO "PROGRESISTA" DEL DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA


El idioma español es patrimonio de la humanidad y, como tal, hay que cuidarlo. Alrededor de 550 millones de personas lo hablan, es la lengua de más personas en el mundo después del inglés y el mandarín.

Los ciudadanos somos los encargados de cuidar nuestro idioma ya que la función de la RAE se circunscribe a plasmar el uso de las palabras en el diccionario de acuerdo con la aceptación de éstas, en la sociedad. De tal manera que, si los medios de comunicación nos acostumbran el oído a expresiones como “portavoza”, y no reclamamos, irán a parar al glosario oficial. Según la RAE, su uso es incorrecto porque se trata de un vocablo de género común y el sexo de quien ejerce la portavocía viene indicado por el articulo determinante que le precede, no en la terminación de la palabra.
Sin embargo, en nuestro repertorio oficial aparecen “diputada”, “presidenta”, “ministra” que infringen esta norma. Estos términos se incluyeron por su uso cotidiano. Según este razonamiento el diccionario se irá rellenando de todas las jergas que a la gente se le vaya ocurriendo, que generalmente al poco tiempo van quedando en desuso, ¿Será lógico? ¿En base a qué criterio se establece que una palabra tiene suficiente aceptación social como para incorporarla al vocabulario de la RAE? Los medios de comunicación en manos de radicales de izquierda pueden imponer, solapadamente, el uso de esos términos y acabar formando parte de nuestro léxico.


Hay más argumentos para desechar la feminización “salvaje” que se está intentando. Para referirnos a la persona que es capaz de realizar una acción, se utiliza el participio activo del verbo, por ejemplo, la persona capaz de “presidir” es el presidente; para referirnos al individuo que “ataca”, se dice “atacante”; el que canta, “cantante”. La terminación “nte” proviene de “ente” o “entidad”. La excepción para no usar el termino genérico es cuando, según el género, son palabras diferentes, como es el caso de “vaca” y “toro”; “caballo” y “yegua”; “pollo” y “gallina”.

Si existen reglas ortográficas y gramaticales será para cumplirlas ¿No?

Si la única condición para incorporar palabras al diccionario es que sean de uso común, entonces pronto tendremos en el glosario oficial, palabras que se suelen utilizar con un significado distorsionado. Ejemplo, sendas o sendos, se suele usar como sinónimo de “muy grande”, cosa que es errada; en lugar de “prejuicio” se dice “perjuicio”; en lugar de “recatada” hay quienes dicen “rescatada”; al referirse a “croquetas” muchos dicen “cocretas” ¿Son estas distorsiones dignas de pasar a nuestro léxico sólo porque son aceptadas en muchos hablantes del español?

La RAE dice que para introducir un elemento al diccionario es porque ha habido una alteración en el uso de los hablantes de la lengua española ¿Cuántos hablantes? ¿Personas de qué nivel de formación?

La “progresista” que utilizó “portavoza” en el congreso, argumentó que se trata de una forma de luchar por la igualdad de la mujer y que suena raro porque la RAE está formada mayoritariamente por hombres ¿Entonces habría que crear palabras como “fiscala”, “comerciala”, “representanta”, “actora”, “agenta”, “corresponsala” y otras por el estilo?

Cabe preguntarse, ¿Qué aporta crear vocablos? La mujer necesita mejoras salariales, defensa ante la violencia de género y otras reivindicaciones importantes en lugar de distraer recursos en la creación de palabras. Mucho más absurdo es lo que pretende la vicepresidente y ministro de igualdad al solicitar un informe que determine si la constitución está redactada en un lenguaje que refleja, por igual, la realidad de hombres y mujeres con miras a modificar su redacción por un lenguaje inclusivo.

Siendo justos, puede que miembros del colectivo LGBTI no se sientan identificados como “ciudadano” ni como “ciudadana”, por ello, habría entonces que inventar, por ejemplo, “ciudadabi” para referirnos a bisexuales y de forma similar otro término para las demás tendencias.

De modo que, para mencionar en cada artículo de la constitución, al “ciudadano”, no sólo hay que agregar “ciudadana”, sino un término especial para representar a los miembros de cada orientación sexual e identidad de género, con lo cual, el texto de nuestra carta magna sería aún más ilegible de lo que actualmente es.

Entonces, el panorama a futuro del idioma español no es nítido. Mientras la RAE relaja las normas, los medios de comunicación y los colegios utilizan a menudo lenguaje coloquial, las redes sociales se suelen utilizar sin cumplir las reglas ortográficas y gramaticales, por su parte, hay quienes no relajan la presión por distorsionar todo lo establecido. Incluso se organizan como, por ejemplo, el seminario de investigación en lenguas y lenguajes, creado hace cinco años, llamado Euraca, que propone el “asilvestramiento de lenguas y bocas” para romper con la autoridad lingüística.

Además, siendo estrictos, se ha invisibilizado al hombre, por siglos, a través del nombre de ciertas profesiones, que se han usado en femenino y que serían disonantes al masculinizarlas, como las siguientes:

Documentalisto, especialisto, economisto, dietisto, dentisto, analisto, comentaristo, estratego, recepcionisto, deportisto, atleto, futbolisto, beisbolisto, ajedrecisto, voleibolisto, piragüisto, basquetbolisto, surfisto, tenisto, gimnasto, karateko, alpinisto, motociclisto, ciclisto, esgrimisto, golfisto y un amplio etc.

Si no cuidamos nuestro idioma acabaremos diciendo o escribiendo textos como este:
“Esta mañana la chofera llevó a mi hijo al colegio, pero no pudo entrar. Las estudiantas tenían bloqueado el acceso porque vieron un video hecho por unos documentalistos, basados en especialistos del comportamiento que argumentaban que la educación actual las induce a estudiar carreras machistos. Algunas quieren ser delineantas, detectivas, corresponsalas, mientras a los chicos los orientan a ser economistos, dentistos o dietistos”.

@ILONKADAS 20/07/2018


viernes, 6 de julio de 2018

NORMAS BÁSICAS DEL BUEN INTERNAUTA



NORMAS BÁSICAS DEL BUEN INTERNAUTA

No son las redes sociales las que están acabando con la ortografía ni la gramática. Tampoco son la web ni la TV los que saturan los medios con mensajes insustanciales o divulgan información falsa, obviamente, somos nosotros.
Si aplicamos buen criterio al intercambiar contenidos bien elaborados nuestra comunicación no sólo será eficiente y efectiva, sino que aportará valor al interlocutor.
Debemos evaluar si cada mensaje que emitimos aporta conocimientos o información válida a nuestros destinatarios. Es agradable compartir imágenes o videos divertidos, pero hay que dosificarlos para no quitar demasiado tiempo al receptor y éste acabe por no tomarnos en cuenta.
La información es un grupo de datos con significado que permite organizar acciones o toma de decisiones para la vida cotidiana, sin embargo, hemos convertido los medios informáticos en receptáculos de contenidos sin significado, inconexos y con escaso valor. Estamos intercambiando tal cantidad de datos que muchas veces obstruyen el flujo de información.
Al utilizar las redes sociales, el buen internauta debe contemplar las siguientes consideraciones.
AL EMITIR UN MENSAJE (EL HABLANTE)
·         Si no se domina el tema o no se tiene suficientes elementos para emitir conceptos, hay que documentarse y la manera más práctica sería consultar, vía web, en páginas oficiales, acreditadas o de buena reputación.
·         Si el mensaje es retransmitido, aunque sea supuestamente de fuente confiable,
o   Consultar varias fuentes para validarlo.
§  Comentarlo con los más allegados que puedan haber recibido algo parecido, antes de retransmitirlo a gran cantidad de personas ya que puede tratarse de noticias falsas (“bulo”) para distorsionar la realidad.
§  Evitar en los chats al usuario (“trol”) que publica ofensas o mentiras para manipular emociones o voluntades.
§  Identificar medios que se utilizan para generar una matriz de opinión sesgada de acuerdo con determinados intereses.
·         Ya sea propio o retransmitido, si no se puede verificar la veracidad del texto, el emisor debe comentar que, aunque no se ha validado la fuente, cree conveniente investigar al respecto.
·         Seleccionar adecuadamente el medio para transmitir contenido.
o   El “chat” es un intercambio de mensajes cortos, una conversación entre dos o varias personas. Si el texto, por ejemplo, a través de WhatsApp, es muy extenso suele pasar desapercibido por falta de interés y/o de tiempo, rompiendo la comunicación.
·         Cuidar la privacidad de los que participan del flujo de mensajes.
o   Si se trata del reenvió de emails, eliminar los correos de los destinatarios anteriores ya que esto se presta al robo de direcciones electrónicas.
·         Utilizar lo mejor posible el idioma para evitar malentendidos y no dar mala impresión al interlocutor. Algunas reglas que se suelen ignorar son las siguientes:
o   Los signos de exclamación, en castellano, son dos “¡” para abrir y “!” para cerrar.
o   Los signos de interrogación, en castellano, son dos “¿” para abrir y “?” para cerrar.
o   Las oraciones deben comenzar con mayúscula, así como los nombres propios.
o   Se debe utilizar “Qué”, “Cómo”, “Cuál”, “Dónde”, “Quién” al expresar interrogaciones.
o   No omitir las “s” en palabras como “vamos”, “entonces” y muchas otras.
o   No omitir las “h” en palabras como “hueco”, “hielo” y muchas otras.
o   No omitir la tilde en palabras como “pájaros” o en el tiempo pasado de los verbos.
o   Usar las comas puede evitar confusiones. Por ejemplo, es distinto decir “No tengo hambre” a decir “No, tengo hambre”.
AL RECIBIR UN MENSAJE (EL OYENTE)
·         Aplicar la escucha activa implica, por ejemplo, responder todo lo que se pregunta o, al menos, notificar que se ha tomado en cuenta el texto completo. Es una falta de consideración dejar cabos sueltos en la comunicación, es como dejar al interlocutor con la palabra en la boca. Debemos, por cortesía, notificar al otro que hemos leído y considerado sus preguntas, aunque no se tengan las respuestas.
·         Respeto y tolerancia ante opiniones ajenas.
Tanto el hablante como el oyente deben generar un ambiente cordial para disfrutar un diálogo ameno y enriquecedor.
La calidad de nuestra comunicación merece un esfuerzo que cuesta poco, pero dice mucho.


martes, 27 de marzo de 2018

ESTRATEGIA DE MARKETING EN REDES SOCIALES PARA EMPRESAS O NEGOCIOS
ANÁLISIS DE SENSIBILIDAD DEL PROYECTO DE UNA EMPRES

La viabilidad financiera y técnica de una empresa debe ser evaluada de acuerdo con su entorno y su mercado objetivo para maximizar la rentabilidad de las operaciones empresariales.

Todo proyecto implica una planificación de actividades interrelacionadas, coordinadas hacia metas específicas dentro de los límites que imponen el presupuesto, las fechas de entrega parcial y total, la calidad establecida y otros.

Un proyecto empresarial implica el diseño de un producto o servicio que generará beneficios económicos para la organización. En cuanto al producto o servicio que ofrece la empresa, es necesario considerar las características de los productos de la competencia y obtener un diseño de producto propio y rentable. En ello intervienen diferentes ramas de la ciencia, la ingeniería y el imprescindible análisis financiero.

En la etapa de preparación del proyecto se estiman las ventajas y desventajas económicas de la asignación de recursos, así como el análisis de los riesgos que traerá para la empresa.

Desde la perspectiva del mercado

El entorno implica variables externas que afectan la proyección de la empresa y la satisfacción de sus metas. Las principales variables por analizar están íntimamente relacionadas con el mercado objetivo del producto o servicio que se quiere ofrecer a través de la empresa.

·         Base de clientes, es el grupo específico de personas cuyas necesidades se pretende atender según estudios demográficos e investigaciones de mercado con diversos grupos de muestra.

·         Demanda de productos o servicios específicos que tiene ese público.

·         Hábitos y motivadores de consumo que despiertan interés en la base de clientes definida.

·         Competencia existente en el entorno.

·         Estrategias de comercialización y campañas de publicidad adecuados, según la competencia y el conocimiento que se tenga de la base de clientes.

Desde la perspectiva técnica

Debe analizarse, según el tipo de empresa, las siguientes variables:

·         Procesos de producción disponibles en el mercado.

·         Alternativas para la reducción de costos de producción o ejecución del servicio que se pretende ofrecer.

·         Opciones para la reducción del impacto medioambiental.

·         Cumplimiento de normas y procedimientos aplicables.

Desde la perspectiva económica

Un proyecto empresarial financieramente rentable permite recuperar la inversión en un tiempo prudencial. En este sentido, las variables a considerar son las siguientes:

·         Inversiones necesarias.

·         Presupuestos de gastos de operación.

·         Evaluación de rentabilidad y productividad.

·         Costos de financiamiento.

Resumiendo lo anterior con un ejemplo. Desde una perspectiva amplia del concepto de empresa, consideremos el caso de un pequeño comercio encargado de la distribución de productos naturales. En este caso, algunas de las variables que corresponde analizar son:

·         Costo del local comercial, ya sea en propiedad o el alquiler.

·         Costos por cantidad de productos necesarios en la tienda física para tener un surtido por tipo de suplemento alimenticio.

·         Gastos indirectos como consumo de electricidad, personal dependiente, si fuese necesario, mobiliario y material de oficina indispensable.

·         Por otra parte, restricciones de horario, si la tienda se encontrase en un centro comercial y márgenes de ganancia, según los costos impuestos por cada laboratorio suplidor.

Factores externos

Al igual que cualquier otra actividad, la empresa debe evaluar el impacto del entorno en el país en donde se ejecuta el proyecto tomando en cuenta aspectos como:

·         Política y sociedad.

·         Micro y Macro economía.

De acuerdo con ello definir políticas operativas, normativas organizacionales que deben adecuarse a controles fuera del alcance de los organizadores del proyecto.

Análisis de Sensibilidad

Gran parte del esfuerzo de planificación del proyecto empresarial debe centrarse en considerar todos los factores mencionados para diseñar estrategias que posibiliten la toma de decisiones orientadas al éxito.

Precisamente para evaluar estos aspectos se utiliza el análisis de sensibilidad ya que se trata de la definición de escenarios cuyos resultados se ven afectados por las variables y restricciones expuestas. Para el ejemplo de la pequeña distribuidora de productos naturales podría aplicarse un modelo, como el representado en la siguiente plantilla


que permite medir el impacto de los datos de entrada y las restricciones específicas del caso.

Con los avances de la tecnología de información, este modelo puede realizarse con OpenOffice o Microsoft Excel por cualquier persona con conocimientos básicos de ofimática y que disponga de un ordenador convencional.

En esta plantilla al colocar valor a las variables de ventas y gastos se obtienen cálculos como margen bruto, beneficios antes de intereses o impuestos, ingresos menos gastos, porcentaje del margen bruto respecto a las ventas, porcentaje de beneficios sobre ventas, porcentaje de variación del resultado financiero.

Conclusión: El análisis de sensibilidad es la evaluación de un modelo de la empresa para la toma de decisiones que impulsan el crecimiento ya que sirve para calcular riesgos y oportunidades. Es muy fácil de usar y muy práctico.










A

jueves, 22 de marzo de 2018

MAMÁ ¿DESLINDARSE ES VOLVERSE FEO?


MURIO LA DEMOCRACIA POR MALA PRAXIS POLITICA


MI TELEFONO SI NAVEGA


SEPELIÓ Y PELDIÓ


MAMÁ ¿URÓLOGO ES EL QUE SABE DEL HURÓN?


MONSTER vs PUIGDEMONSTER


GRANDULLON CATALUÑA STORY 2017_2018


PRONTO, DE PRESIDENTE A PRESIDIARIO


EN VENEZUELA, 2 PRESIDENTES y 1 VICEPRESIDENTE EXTRANJEROS